Mi experiencia en terapia online como paciente y psicólogo

Hola, soy Mario Pastor. Soy psicólogo psicoterapeuta desde hace 16 años y hoy vengo a contaros mi experiencia personal recibiendo terapia psicológica online.
Sí, los psicólogos van a terapia. La verdad es que no sé si todos, pero entre mis compañeros, compañeras y amistades psicólogas, la mayoría recibimos terapia alguna vez en nuestra vida e incluso varias veces a lo largo de nuestra vida. En mi caso, ir a terapia es una forma de cuidarme, de dedicar tiempo a reflexionar sobre cómo me relaciono con mi familia, con mis amigos e incluso conmigo mismo.

Hoy quiero contar mi experiencia como paciente de terapia por videollamada y resolver vuestras dudas sobre si es efectiva la terapia online. Para eso voy a empezar sincerándome, no tendría sentido hacerlo de otra forma.

He ido a terapia 6 veces en mi vida. Ahora que lo escribo me sorprendo, no pensé que tantas.
La primera con 19 años, tras una separación y su respectivo proceso de duelo. La segunda, una terapia grupal con 21 años. La tercera durante mi proceso de decisión de ser padre, con 33 años. Con 36 años, la cuarta, ya era padre y quería trabajar mi forma de serlo; padre y pareja. A los 39 años, una terapia de pareja que nos ayudó a mi actual pareja, madre de mis hijos y a mi a comunicarnos y entendernos desde el amor, la comprensión y el respeto. Y por último, la sexta, ahora con 42 años sigo realizando la última, que creo que me esta dejando completamente en paz con migo mismo y con el mundo. 

Supongo que ahora que lees esto pensarás que debo estar como las maracas de machin, o algo así. No, que va, soy una persona muy estable emocionalmente y mis relaciones son habitualmente muy tranquilas. Lo único que me fascina la psicología, y el desarrollo personal, y para mi, estudiar las vínculos afectivos, la necesidades personales, las formas de relación, el apego, es algo que me encanta, e igual que otras personas van de compras, al gimnasio, leen o ven series a mi me encanta esto de pensar sobre como hacer con lo que me rodea. Ah, una aclaración, esas terapias han sido con psicólogos y psicólogas diferentes. Si quieres, a final del articulo, te cuento por qué para mi esto es importante.

De estas 6 veces he realizado terapia online en 2 ocasiones y creo que eso es una práctica suficiente para poder compartir contigo mi experiencia como paciente de terapia psicológica online, así como los beneficios, la eficacia y cómo encontrar un terapeuta de confianza. Por supuesto, he de decirte que en mi práctica profesional, como psicoterapeuta, hago terapias presenciales y online por videollamada.

Empiezo.
Vivo en Rivas, un municipio a las afueras de Madrid. Afortunadamente en Rivas hay muchos psicólogos y psicólogas muy competentes. Sin embargo, por mis formaciones ya conocía psicólogos que trabajaban con los enfoques terapéuticos que más me gustan.  Así que en vez de buscarlos en Rivas, me informé de si hacían terapia online y tuve suerte. Sí la hacían y me vino genial.

En el ajetreo de la vida diaria, me resultaba difícil encontrar tiempo para acudir a una sesión de terapia presencial. Supongo que esto es parte de un gran problema, la falta de tiempo. Es ahí donde la terapia psicológica en línea entra en juego.

¿Cuáles son los beneficios de la terapia psicológica online para mi?

La terapia online a mi me ha ayudado, mucho la verdad.  Tiene una serie de beneficios importantes que me han ayudado a mantener las terapias durante mucho tiempo, y eso es una de las claves poder profundizar en todos los temas que he trabajado:

  • En primer lugar, la accesibilidad. Ya no importa el tiempo de desplazamiento, si vives en una ciudad pequeña o en una zona rural, si estoy de vacaciones o me he escapado el viernes al pueblo. Siempre que hay cobertura he podido hacer la terapia y eso ha sido maravilloso.
  • Otra de las ventajas es todo el tiempo que se ahorra. Salir de mi municipio y llegar a la consulta de los psicólogos era al menos 1h de ir y otra de volver. Si sumamos 1h de sesión más los 10/15 minutos esperando en la sala de espera, ir al psicólogo me podía suponer 3h y media. Ahora, tan solo 1h. Si me apuras 1h y 10 minutos.
  • Otra ventaja para mi es la comodidad. Aunque los psicólogos y psicólogas cuidan mucho la confortabilidad de sus despachos, en mi casa, estoy realmente cómodo, tomo mi te, estoy en zapatillas, me siento agusto la verdad.
  • La presencia del contexto. Esta es curiosa. Al hacer terapia online desde mi casa parece que de lo que hablo es más real, hablo desde mi casa, mi salón de las cosas que me pasan en mi casa, en mi salón, en mi dormitorio y las recomendaciones del psicólogo o psicóloga me llegaban mucho más. Es como si el hecho de hablar in situ, todo tuviera más efecto. Es como meter al psicólogo en casa, parece que el efecto de la terapia fuera mayor.

¡Descubre nuestra Newsletter!

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestros últimos artículos y novedades




¿Es efectiva la terapia online?

Sí, sin duda sí la terapia psicológica online es eficaz. Pero ojo, no siempre va a serlo. Las terapias por regla general requieren que se establezca una buena relación paciente-terapeuta, en el que ambos sienten una buena sintonía. Lo llamamos rapport. Esto es necesario para las terapias online y también para las presenciales. En caso de que no te sientas a gusto con tu terapeuta, sin duda date una o dos sesiones más y busca otro con quien te sientas más a gusto.

Mi experiencia personal ha sido positiva. En mis dos ocasiones de terapia online he experimentado buen progreso y una mejoría en mi bienestar en relación a los temas que he querido trabajar.

¿Es la terapia psicológica online segura?

Sí claro, debería serlo si se lleva a cabo de manera adecuada. Hay varios asuntos sobre los que podemos hablar en este punto, vamos uno a uno.

    • Intimidad: Para mi este es el más importante. Cuando vas al psicólogo en modo presencial, te aseguras la intimidad al 100% porque estás en un despacho profesional donde nadie, nada más que el psicólogo o psicóloga te va a escuchar.  Cuando haces terapia online, puede ser diferente. A mis pacientes a veces les pasa, se cortan cuando saben que su pareja está merodeando por la casa. A mi, cuando he recibido terapias por videollamada también me ha pasado. Si tu casa es grande, si vives sola, si puedes programar las terapias en horarios en los que tu familia está fuera, no tendrás mayor problema, sino, si hay alguien en casa es posible que te sientas cortada contando alguna intimidad. En mi caso la solución es fácil, le cuento a mi familia claramente que tengo sesión con mi psicóloga y pido que por favor me dejen intimidad. Con eso, para mi es suficiente. También se puede poner música en casa, cerca de la puerta donde estés haciendo la terapia o incluso poniendo unos auriculares para poder hablar más cómodamente y un poco más relajado.
    • Confidencialidad y protección de datos: Bueno, esto no debería ser importante. Todos los profesionales de la psicología suelen adherirse en al código deontológico del Colegio oficial de la psicología. En este se establece el compromiso a la confidencialidad. Algo parecido pasa con la protección de datos. En Europa hay un reglamento que establece la forma en la que se deben recoger y proteger los datos recogidos en la historia clínica. La mayoría de centros de psicología te piden por escrito permiso para recopilar tus datos y archivarlos. Hay psicólogos que trabajan a nivel particular que no realizan estos tramites. Esto no quiere decir que hagan mal la terapia, simplemente no siguen los requerimientos legales. En el centro en el que trabajo, Apraxia Psicología, sí lo recogemos, pero como te comento es más un tema de seguir las normativas que de calidad de la terapia. Si algo de esto te preocupa, te recomiendo que lo hables claramente con tu psicólogo/a.
    • Competencia profesional: Afortunadamente la mayoría de psicólogos y psicólogas son profesionales muy competentes. Aunque eso a veces es difícil de contrastar más allá de la experiencia personal con cada terapeuta. Yo siempre he buscado terapeutas de entre 30 y 60 años; creo que ese margen es suficiente para que la persona haya podido tener suficientes experiencias de vida y tiempo para enriquecer su formación. Respecto a la formación, por mi bagaje, creo que lo más adecuado es elegir un terapeuta que además de haber realizado la carrera de psicología, actualmente el grado, haya complementado esa formación al menos con 1 o 2 masters o formación de postgrado. Por supuesto, que alguien te haya recomendado al psicólogo o psicóloga es importante. Pero esto a veces no es posible. Las reseñas de Google te pueden dar alguna pista, pero es cierto que por lo general los psicólogos no reciben muchas reseñas.
    • Permanencia en el tiempo: Esto es importante. Ir al psicologo no suele ser algo habitual, así que cuando una persona decide dar el paso, quiere hacerlo con cierta garantía. Una de esas garantías es que tu psicólogo pueda atenderle durante todo el tiempo que dure tu proceso de cambio; quizás 3 meses, quizás 1 o 2 años. Hoy en día, están surgiendo muchas plataformas low cost de psicología que contratan a jóvenes psicólogos que aceptan bajos honorarios a cambio de experiencia. En cuanto encuentran un despacho que les pague mejor, que no es muy difícil, los psicólogos cambian y en ocasiones el tratamiento psicológico se ve interrumpido, sufriéndolo principalmente el paciente. Mi recomendación al respecto es clara, evitar este tipo de servicios y elegir psicólogos que trabajen en un gabinete o despacho reconocido, o un psicólogo/a que trabaje por su cuenta que te asegure al menos 1 año de intervención.
    • Encuadre claro, transparente y consensuado: Importantísimo que hables con tu terapeuta online sobre las condiciones del servicio. Por ejemplo, cada cuanto debemos tener las sesiones, suele ser habitual 1 vez a la semana al inicio y cada 15 días más adelante, pero cada paciente y terapeuta diseñan su proceso. Hay muchas cosas que te recomiendo que en la primera entrevista preguntes:
      • ¿Cada cuánto tiempo debemos citarnos?
      • ¿Cuánto durarán las sesiones?
      • ¿Cómo se hará el pago?
      • ¿Cuál es la tarifa?
      • ¿Qué pasa si tengo que anular una cita?
      • ¿Podemos grabar las sesiones?
      • ¿Qué plataformas online de videollamada usaremos?
      • ¿Que haremos o qué medios alternativos usaremos si la videollamada se interrumpe?
      • ¿Y si alguno de los dos pierde la conexión?
      • ¿Cuándo y cómo terminaremos la intervención?
      • ¿Qué modelo terapéutico usaremos durante la terapia online?

¿Qué técnicas y enfoques terapéuticos se utilizan en la terapia online?

Esto a la mayoría de personas les resulta un tanto desconocido. Intentaré explicarlo de forma sencilla. Un enfoque terapéutico en psicología es como un conjunto de herramientas y estrategias que los psicólogos utilizan para ayudar a las personas a resolver sus problemas emocionales y mentales. Imagina que cada enfoque es como una caja de herramientas con diferentes instrumentos para reparar cosas. Cada enfoque terapéutico tiene su propio conjunto de herramientas y técnicas y con ellas se abordará distintas áreas de la persona, ahora bien, el objetivo será siempre el mismo: ayudar a la persona a que encuentre la mejor forma de adaptarse y mejorar su calidad de vida.

Cuando yo busco terapia y terapeuta procuro buscar un psicólogo/a con varios enfoques integrados. Hoy en día esto se llama Terapia integrativa. Pero siempre es bueno saber que tipo de terapia prefieres o es más adecuada para ti. Te dejo aquí un resumen de las terapias que a mí más me gustan:

  • Terapia integrativa: La terapia integrativa reconoce que cada persona es única y que no existe un enfoque terapéutico único que funcione para todos. Por lo tanto, el terapeuta integrativo puede utilizar herramientas y técnicas provenientes de diferentes enfoques, como la terapia cognitivo-conductual, la terapia psicodinámica, la terapia humanista, entre otros. El objetivo principal de la terapia integrativa es proporcionar un tratamiento personalizado y holístico, considerando los aspectos físicos, emocionales, cognitivos y sociales de la persona. El terapeuta colabora estrechamente con el cliente para comprender sus necesidades y metas terapéuticas, y adapta el enfoque y las técnicas utilizadas en función de ellas.
  • Terapia humanista: Se enfoca en el crecimiento personal y el desarrollo de todo el potencial de la persona. Los terapeutas humanistas brindan un ambiente de aceptación y empatía, centrados en el paciente y sus necesidades. Se enfatiza el autoconocimiento, la autenticidad y la autorrealización. La terapia humanista no se basa en técnicas específicas, sino más bien en la relación terapéutica y en la facilitación del crecimiento personal del cliente.
  • Terapia cognitivo-conductual (TCC): Se centra en identificar y cambiar los pensamientos negativos y los patrones de comportamiento poco saludables que contribuyen a los problemas emocionales. Los terapeutas de TCC trabajan en colaboración con los pacientes para ayudarles a desafiar y reemplazar los pensamientos distorsionados por otros más realistas y adaptativos. También se enfocan en promover cambios en el comportamiento mediante técnicas de exposición gradual y práctica de nuevas habilidades.
  • Terapia Gestalt: Se basa en la idea de que la integración de los aspectos fragmentados de la personalidad puede llevar a un mayor bienestar. Los terapeutas Gestalt ayudan a las personas a aumentar su conciencia de sí mismos y de sus emociones y conductas en el momento presente, y a satisfacer sus necesidades emocionales. Se enfocan en fomentar la responsabilidad personal, la autenticidad y la expresión emocional adecuada. Además, utilizan técnicas como el diálogo interno, la silla vacía y la dramatización para explorar y resolver los conflictos que las múltiples necesidades personales generan.
  • Terapia sistémica: Se concentra en los sistemas y las relaciones sociales, y considera que los problemas individuales están influenciados por el contexto en el que se desenvuelven las personas. Los terapeutas sistémicos trabajan con parejas, familias o grupos para mejorar la comunicación, resolver conflictos y promover cambios saludables en los patrones relacionales. Se utilizan técnicas como el cuestionamiento circular, las intervenciones reframes y la reestructuración de los roles familiares.
  • Terapia humanista: Se enfoca en el crecimiento personal y el desarrollo de todo el potencial humano. Los terapeutas humanistas brindan un ambiente de aceptación y empatía, centrados en el individuo y sus necesidades. Se enfatiza el autoconocimiento, la autenticidad y la autorrealización. La terapia humanista no se basa en técnicas específicas, sino más bien en la relación terapéutica y en la facilitación del crecimiento personal del cliente.
  • Terapia de aceptación y compromiso (ACT): Se centra en ayudar a las personas a aceptar y comprometerse con sus pensamientos y emociones difíciles, en lugar de tratar de eliminarlos o controlarlos. Los terapeutas de ACT ayudan a los individuos a identificar sus valores personales y a tomar acciones coherentes con esos valores, incluso en presencia de malestar emocional. Utilizan técnicas como la atención plena, la defusión cognitiva y la realización de acciones comprometidas.
  • Psicodrama: Es un enfoque terapéutico en el que se utiliza la dramatización y la representación de roles para explorar y resolver conflictos internos y dificultades emocionales. Los terapeutas de psicodrama facilitan la creación de escenas y la participación activa de los individuos en la representación de sus vivencias y relaciones. A través de la actuación y la interacción con otros participantes, se busca la comprensión y la resolución de los problemas emocionales.

Recomendaciones de terapia online: ¿Qué enfoque terapéutico debo elegir?

Esta es la pregunta del millón. Tiene difícil respuesta pero creo que esto te puede ayudar.

  • Si buscas un enfoque estructurado y orientado a la resolución de problemas ►Terapia cognitivo-conductual (TCC): Es efectiva para tratar una amplia gama de trastornos, como la ansiedad, la depresión y las fobias. Si prefieres un enfoque práctico y basado en técnicas concretas, la TCC puede ser una opción adecuada.
  • Si valoras la exploración emocional y la comprensión profunda de tus experiencias ► Terapia psicodinámica: Este enfoque se centra en las experiencias pasadas y las relaciones interpersonales. Si estás interesado en explorar las raíces de tus problemas emocionales y entender cómo afectan tu vida actual, la terapia psicodinámica podría ser apropiada.
  • Si deseas un enfoque centrado en el crecimiento personal, el autodescubrimiento y tu propia aceptación como persona ►Terapia humanista: Si valoras la relación terapéutica basada en la aceptación, la empatía y la autenticidad, y buscas un enfoque que fomente el autoconocimiento y el desarrollo personal, la terapia humanista puede ser la elección adecuada.
  • Si te interesa la hacer terapia de pareja o terapia familiar ► Terapia sistémica: Si estás buscando trabajar en problemas relacionales y mejorar la comunicación y la dinámica familiar, la terapia sistémica es una opción que considerar.
  • Si deseas un enfoque que ordene tus valores personales, promueva la aceptación y el compromiso con tus pensamientos y emociones ► Terapia de aceptación y compromiso (ACT): Si valoras la atención plena y quieres aprender a manejar el malestar emocional aceptando tus experiencias internas y comprometiéndote con acciones significativas, la terapia ACT podría ser apropiada.

Es importante destacar que estas recomendaciones son generales y cada persona es única. Un profesional de la salud mental puede evaluar tus necesidades específicas y adaptar el enfoque terapéutico en consecuencia.

No obstante, también puedes aprovechar las primeras sesiones con tu psicólogo o psicóloga para definir cuál es el enfoque terapéutico que más te conviene. Ahora bien. En todas o la mayoría de las terapias es fundamental que te sientas bien con el terapeuta. Que puedas establecer una buena relación de confianza con el terapeuta, que te sientas seguro, valorado y apreciado por tu terapeuta, esto hará que todo lo demás se vaya creando fácilmente.

Resumen: ¿Es eficaz la terapia online?

La terapia online es una forma maravillosa de hacer terapia. Es cómoda, rápida, fácil y eficaz.
Es la mejor opción cuando queremos hacer terapia y no disponemos de mucho tiempo o desplazarnos no es fácil. Si tenemos problemas de movilidad, o estamos más cómodos en casa. Si resides en el extranjero y quieres hacer terapia con un psicólogo en español. Si no queremos coincidir con personas en una sala de espera de un centro de psicología. Si donde vivimos no hay psicólogos, o los que hay tienes relación con ellos y no quieres mezclar temas.

Y por favor, también considerarlo porque la terapia online no es adecuada cuando nuestra situación en casa es complicada y apenas tenemos intimidad ni podemos tener un rastro tranquilo. Cuando no nos manejamos con los ordenadores, el email, las plataformas de videollamada, los pagos online o simplemente cuando nuestra conexión a internet generalmente no es buena.

En cualquiera de los casos, si después de leer este artículo te queda alguna duda. Me ofrezco personalmente a ayudarte a tomar la decisión para que encuentres la terapia que mejor se adapte a ti. Solo tienes que escribirme a través de los canales, email o Whatsapp de Apraxia Psicología que puedes ver en nuestra página de contacto.

Uy se me olvidaba. Arriba te dije que si quieres hablábamos de porque he ido a 6 psicólogos. Cada quien que haga lo que mejor le convenga. En mi caso he encontrado que cambiar de terapeuta me ha aportado distintos puntos de vista. Creo que los cambios son positivos y este sin duda lo ha sido. Actualmente estoy haciendo terapia con una psicóloga, que me está ayudando mucho, creo que llevo dos años, ciertamente con sesiones muy distanciadas, pero de momento me sigue ayudando su forma de trabajar y justo, de eso se trata, por eso, mi recomendación es, si notas que un proceso terapéutico se agota, primero dale un tiempo, después, ciérralo, despídete con cariño y agradecimiento por lo que te ha aportado, y luego si quieres busca un nuevo psicólogo o terapeuta que te acompañe en tu proceso.

 

Mario Pastor
Psicólogo y paciente de terapia online