En un mundo donde el estrés y la ansiedad se han convertido en compañeros constantes de nuestra vida diaria, encontrar un oasis de calma y paz interior es más importante que nunca. La meditación emerge como una herramienta poderosa para alcanzar ese estado de serenidad, pero muchos se preguntan por dónde comenzar. Si quieres aprender cómo empezar a meditar este artículo se propone ser esa guía inicial para todos aquellos que buscan adentrarse en el arte de la meditación. A través de siete pasos prácticos y accesibles, te acompañaremos en el inicio de este viaje hacia el autoconocimiento y la tranquilidad.

Cómo empezar a meditar en 7 pasos

  1. Para meditar, lo primero que necesitas es encontrar un lugar y momento tranquilo donde puedas pasar 20 o 30 minutos libre de distracciones. Es cierto que para mantener la concentración en la técnica de meditación que elijas, no necesitas estar en completo silencio, sino que lo que debes es desarrollar y potenciar tu capacidad de concentración. Sin embargo, elegir un momento del día donde puedas permanecer de manera tranquila y sin compromisos que te apremien, puede ayudar a que te concentres.
    Muchas personas elegimos la mañana para meditar antes que la familia despierte y así poder sentarnos a respirar conscientemente antes de que las obligaciones empiecen a estresarnos. Otras personas eligen la noche, una vez que los quehaceres han terminado. En ambos casos es necesario valorar el momento del día en el que estoy más despierta y receptiva para evitar quedarnos dormidos y así ver frustrada nuestra intención de meditar.
  2. Adopta una postura cómoda sentada o sentado en una posición que te permita estar relajado pero alerta. Ya sea en el suelo con las piernas cruzadas o en una silla con los pies apoyados en el suelo. Es importante mantener la espalda erguida y a ser posible sostenida por si misma. En el caso de que no puedas por problemas de salud, puedes apoyar la espalda en un respaldo o cojín. Algunas personas con dificultades físicas, meditan tumbados, sin embargo es necesario asumir el gran riesgo a quedarnos dormidos y así ver finalizada la ejecución de la técnica.
  3. Elige la o las técnicas de meditación que vayas a aplicar. Una de ellas es respirar naturalmente de forma consciente, permaneciendo consciente y concentrado en la inhalación y exhalación de forma natural y tranquila durante 10 minutos. Mantén tu atención sostenida y concentra en los actos de inhalar y exhalar facilitando de esta manera que la atención no se diluya en seguir ningún pensamiento. De esta forma es posible que experimentes la calma de tu mente y tu cuerpo.
  4. Deja pasar los pensamientos sin engancharte a ellos: No trates de detener tus pensamientos, simplemente observarlos pasar sin juzgarlos ni aferrarte a ellos. Luego, vuelve suavemente tu atención a tu respiración una y otra vez. Algunas personas piensan que meditar es no pensar, lo cual no es cierto. Siempre vamos a pensar. Meditar es el acto de mantener la consciencia concentrada en la técnica. No valoramos la experiencia ni la calidad de la meditación, sino que lo que valoramos es ser capaces de sentarnos de manera disciplinada y mantener la concentración en la técnica todas las veces que sean necesarias. De tal manera que no juzgaremos de buena meditación o de mala una práctica en la que muchas veces tengamos que salir del pensamiento para volver a concentrarnos. Lo que nos interesa es el proceso de entrenarnos para mantenernos una y otra vez concentrados.
  5. Existen varias técnicas y conviene conocer varias de ellas, de esta forma puedes elegir las que más te ayude a entrar y sostener un estado meditativo, aunque también es cierto que no debemos apegarnos al resultado de conseguirlo, sino más bien de entrenarnos en ello y seguir practicando.
  6. Desarrolla constancia y disciplina en tu práctica ya que la práctica regular es clave para obtener los beneficios de la meditación. Medita todos los días, aunque a veces, sea tan solo unos minutos.
  7. Se amable contigo y no juzgues si tu mente divaga o si encuentras difícil concentrarte. La meditación es un proceso y cada sesión es una oportunidad para crecer. De hecho, no existe una buena o mala práctica, sólo existe la realidad que se desarrolla en el momento presente sin apego a ningún resultado. Sostener la práctica es el objetivo.Si deseas algún consejo o aclaración estamos encantadas de ayudarte.
    ¡Buena suerte en tu práctica de meditación!

¿Por qué empezar a meditar?

La meditación tiene su origen en el yoga y el budismo y su principal objetivo es alcanzar la iluminación también conocido como alcanzar el despertar de la liberación del ciclo del sufrimiento. Por otro lado, también se utiliza para desarrollar cualidades mentales, unión con lo divino y desarrollo de estados de consciencia no ordinarios.
Más allá de estas motivaciones trascendentales o espirituales, existen otras. A continuación te explicamos alguna de ellas:

  1. Reducción del estrés: La meditación puede ayudar a reducir los niveles de estrés al promover la relajación y la calma mental. Al practicar regularmente, puedes aprender a manejar mejor el estrés en tu vida diaria.
  2. Mejora del bienestar emocional: La meditación puede ayudarte a desarrollar una mayor conciencia emocional y a regular tus emociones de manera más efectiva. Puede reducir la ansiedad, la depresión y otros trastornos del estado de ánimo.
  3. Mayor claridad mental: La meditación puede mejorar la concentración, la atención y la claridad mental. Te ayuda a estar más presente en el momento y a tomar decisiones con mayor claridad.
  4. Mejora del sueño: Muchas personas experimentan que la meditación antes de acostarse puede ayudarles a relajarse y a conciliar el sueño más fácilmente. Además, puede mejorar la calidad del sueño y reducir los problemas de insomnio.
  5. Promoción de la salud física: La meditación no solo beneficia la salud mental a través de la reducción del estrés y la mejora en la calidad del sueño y descanso, sino también la física como consecuencia de un mejor funcionamiento de nuestro sistema nervioso y su afección a todos nuestros sistemas físicos. También puede ayudar a reducir la presión arterial, fortalecer el sistema inmunológico y aliviar el dolor crónico, entro otros muchos beneficios.
  6. Fomento de la autoconciencia: La meditación puede ayudarte a conocerte mejor a ti mismo, tus pensamientos, emociones y patrones de comportamiento. Esto puede llevar a un mayor autoconocimiento y autoaceptación.

En resumen, empezar a meditar puede tener numerosos beneficios para tu bienestar físico, mental y emocional. Es una práctica simple pero poderosa que puede mejorar muchos aspectos de tu vida.

Aprende a Meditar con Apraxia Psicología

La práctica de la relajación y la meditación es una de las actividades más sencillas que tenemos al alcance de nuestra mano y que nos ayuda a disfrutar en mayor medida de nuestra vida y de nuestra forma de afrontar las dificultades.
Nuestro curso de técnicas de relajación y meditación tiene como objetivo enseñar en 5 sesiones y la práctica personal diaria a gestionar el nivel de activación muscular, mental y emocional de la persona. Además del beneficio mental y físico que puedas disfrutar con tu práctica en casa.
Durante el curso enseñaremos 4 herramientas fáciles de aprender y de practicar en el día a día que nos aportan una mejor calidad de vida y mejor disposición para afrontar las situaciones difíciles, y gestionar nuestra actividad emocional y mental.

  • La primera de ellas busca que las personas aprendan a respirar de manera adecuada y amplia mediante la respiración diafragmática que es un método de respiración profunda que facilita la relajación física.
  • La segunda técnica, la relajación muscular progresiva, consiste en practicar ejercicios de tensión y distensión muscular voluntaria de diferentes grupos musculares del cuerpo siguiendo un orden determinado, con el objetivo de aprender a distinguir los estados de tensión-relajación y así poder favorecer un afrontamiento adecuado de las actividades diarias en un estado óptimo y no excesivo de tensión muscular.
  • La tercera técnica la atención plena (mindfulness), consiste en varias prácticas de concentración mental en la que la persona disminuye su estado de actividad mental y dirige su atención y consciencia a si mismo y al momento presente.
  • La cuarta técnica consiste en practicar diferentes ejercicios o técnicas de meditación; facilitan la práctica meditativa y que disponen nuestra mente y conciencia en un estado de calma, paz y quietud.

Los objetivos de nuestro curso de relajación, meditación y mindfulness son

  • Ampliar la consciencia corporal y de tu nivel de activación diaria. Aprender a conectar con las señales y reconocer como tu cuerpo se encuentra para posteriormente poder regularte si lo deseas y aliviar tensiones corporales.
  • Aprender a conectar diariamente contigo mismo e identificar cómo éstas y qué necesitas. Incorporar el hábito de la introspección como método de aprendizaje sobre nuestra persona.
  • Reducción del estrés: Uno de los principales objetivos es enseñarte técnicas para manejar y reducir los niveles de estrés ayudándote a que enfrentes mejor las situaciones estresantes de tu vida diaria.
  • Gestión de la ansiedad: Te enseñaremos métodos para manejar y reducir la ansiedad, incluyendo técnicas de respiración y meditación.
  • Mejora de la concentración y la claridad mental: Al reducir los niveles de estrés y ansiedad, estas técnicas te ayudarán a mejorar la concentración y la claridad mental.
  • Fomento de la conexión mente-cuerpo: A través del mindfulness y la meditación conseguirás una una mayor conexión entre la mente y el cuerpo, lo que puede llevar a un mayor equilibrio emocional y físico.
  • Mejora del Sueño: Aprenderás técnicas que te ayudarán a iniciar el sueño y recuperarlo a mitad de la noche de forma que mejorará tu calidad del sueño
  • Paz y felicidad: Esto es algo que no te puede dar por sí solo al realizar este taller. Sin embargo, sí podemos asegurarte que si practicas estas técnicas a diario y te comprometes con ellas es fácil que aumente tu sensación de Paz y felicidad en tu vida.
  • Resiliencia: Practicando estas técnicas mejorará tu capacidad de adaptarte a las situaciones difíciles, notarás como las mismas situaciones cotidianas que antes te perturbaban, ahora no te afectan tanto.

 

 

Cristina Pastor Martin
Terapeuta Gestalt. Instructora de Hatha Yoga y meditación.